Noticias

Minutos antes del temblor

Ayer, minutos antes del temblor, falleció María Esperanza de Atocha León Mora, mi hermana mayor.

Llevaba casi dos meses en coma y siempre preferimos que descansara a que siguiera aquí atada a los tubos, a la nada. La noticia me movió más que el temblor, sobre todo porque mi madre añade otro hijo muerto a su historia. Creo que la muerte es un tránsito a otra vida y allá se reunieron mi abuela Esperanza y mi hermana Esperanza: la Esperanza vieja y la Esperanza grande.

Como en Cien años de soledad, los nombres se repiten en esta familia, que hoy quizá es más pequeña por la ausencia de una o más grande por su retorno al infinito. Mi luto es personal, pero las letras siempre hacen camino para el mar salado de las lágrimas.

La partida de Esperanza me recuerda el privilegio de sabernos vivos, enteros, con una arruga nueva sobre la piel vibrante. Vivamos con todo, abrazando en la memoria a nuestros muertos.

Descansa en paz hermana, algún día nos reencontraremos.

Vivamos con todo, abrazando en la memoria a nuestros muertos.

Descansa en paz hermana, algún día nos reencontraremos.

¿Te gustó? ¡Compártelo!

0 comentarios en “Minutos antes del temblor

Dejar un comentario