Noticias

TÁRTARO

UN SOL QUE SE DERRUMBA

Conchi León

El ritmo frenético asalta la escena, los espectadores nos sentamos a la orilla de la butaca, inconscientemente, el cuerpo se inclina hacia adelante, hacia el escenario: el actor es un imán que nos atrae desde el primer minuto, nos abduce al universo que inicia con su cuerpo. El actor despliega su gran capacidad de engullirnos, a los pocos minutos nos tiene en sus manos, está ahí al cien; lo llena todo. Como el citado sol que tantas veces usa el dramaturgo para metaforizar los momentos más dolorosos de la historia, con su oscura poesía que no da respiro. El sol es una presencia constante que no deja de caer, de reventarse una y otra vez.  El sol que esta obra nos demuestra, no sale para todos, menos para aquellos que están huérfanos desde el inicio de la infancia, huérfanos de educación, justicia, de aquello que nombramos básico en un ser humano. Es raro el sol omnipotente que sólo llena al personaje de sombras: un sol de fuego, como esas hogueras donde desaparecen los cuerpos. No es un sol cualquiera, es el sol que calienta el norte, ese que sabemos cercano a los neologismos “rafaguear” “encajuelar” “pozolear” “ensabanar”. Ese norte del que hemos oído tantas historias en las que hombres, mujeres y niños son devorados por el infierno del narcotráfico. ¿Quién no ha oído una historia de narcos? ¿Quién no ha visto una obra, serie o película de narcos? Quizá la mayoría las hemos visto, cuestionando la apología que suele hacerse alrededor de estos personajes con botas, cinturones de hebilla dorada y cadenas de oro. Créanme, “Tártaro” no es una historia más de narcos, tampoco es “la” historia. “Tártaro” es la vulnerabilidad de un personaje ciego por la quemante presencia del sol que insiste en abrazar pues lo único que conoce. Si bien la obra no deja lugar a la esperanza, es un trabajo profundo y poderoso que todos debemos ver. ¿Después de la angustia del encierro no necesitamos reírnos? Sí, pero tampoco podemos omitir la herida abierta que el narcotráfico deja en nuestro país, ahí donde más duele: en los niños. Hay que omitir los prejuicios y ser testigos de esta historia.

La tríada: actor, director, dramaturgo, es perfecta. La puesta es irreprochable. La dirección construye con símbolos, objetos y el cuerpo del actor. Una dirección impecable, personalmente, mi obra favorita de David Psalmon. La dramaturgia de Sergio López Vigueras, es un viaje a muchos fondos que a veces se respiran interminables, una obra llena de vida, con la paradoja de ver morir a los personajes en la esquina de cualquier calle, con la muerte como salida de la hoguera implacable. “Tártaro” fue ganadora del Premio Nacional de Dramaturgia “Gerardo Mancebo del Castillo” 2017. Pocas veces las obras que ganan premios literarios, re afirman su valor en la escena, el papel suele aguantarlo todo: el teatro no. Pero “Tártaro” vuelve a ganar, ahora desde las tablas, gana su lugar como uno de los espectáculos imprescindibles para el regreso al teatro.

El actor, Bernardo Gamboa, es también un sol que arde y nos abrasa a todos con su poderosa presencia: nos llena de asombro toparnos de frente con semejante actor. Gracias Bernardo, uno vuelve a entender que un actor es una obra de arte en si mismo al mirarte en escena: tan irrepetible, poderoso y quizá, perfecto.

El Teatro Helénico cuida todas las condiciones de higiene y sana distancia. Las butacas están lo suficientemente separadas, y aunque somos pocos, el teatro se respira lleno, lleno de vida, de ansias por el convivio.

Mención a parte merece el Teatro Helénico, que desde la llegada de Antonio Zúñiga, no ha parado de proponer espectáculos, re inventarse, descentralizar y ponerse al servicio de público y creadores.

No tengo más palabras para invitarles a ver “Tártaro” pues todo está dicho con el impecable espectáculo.

CRÉDITOS

OBRA: “Tártaro”
DRAMATURGIA: Sergio López Vigueras
DIRECCIÓN: David Psalmon
ELENCO: Bernardo Gamboa
FOTOGRAFÍAS: Pili Pala
DÓNDE: Teatro Helénico
CUÁNDO: Lunes y Martes 20:00 horas. Hasta el 1 de Junio.
COSTO: $155. Boletos en https://helenico.sistemadeboletos.com o en taquilla.
DURACIÓN: 90 minutos sin intermedio. Principio del formulario
DATOS ADICIONALES DEL TEATRO: Cuenta con servicio de valet parking.

¿Te gustó? ¡Compártelo!

0 comentarios en “TÁRTARO

Dejar un comentario