Ay, hermosa. A veces el temor de leerte me invade porque descubro que tu historia es mi propia vida.
Sabes que te quiero, verdad?